IMPORTANCIA DE LA RESPIRACIÓN NASAL

Una respiración oral implica: labios cerrados, lengua apoyada contra el paladar y dientes casi en contacto. Con ella se favorece el crecimiento de manera armónica del macizo facial.

Si por el contrario la respiración es oral (por la boca) el crecimiento facial se verá alterado y presentará las llamadas FACIES ADENOIDEAS: labio superior corto, labios resecos, estrechamiento del maxilar superior, cara alargada, pómulos aplanados, mirada adormecida y lengua descendida. A consecuencia de esta respiración pueden aparecer también: alteraciones broncopulmonares, alteraciones esqueléticas (exageración de la curvatura cervical o pecho hundido entre otras), halitosis, fatiga al comer

En nuestra asociación conseguimos la correcta posición lingual durante la respiración y mediante juegos hacerla automática.

Por lo que si su hijo o hija presenta alguna de estas características no dude en preguntar.